Rituales para Superarse y los Hermanos Mayores

Se avanza en la enseñanza pasando de grado. Se cursan tres grados conocidos que son: estudiante regular, probacionista y discípulo. El adepto tiene que ser iniciado con rituales secretos, según la “instrucción individual”, dada, como se dice, espiritualmente a cada persona.

Se supone que los que dictan lo que se tiene que hacer en secreto son Hermanos Mayores u otros adeptos más avanzados que ellos, que adquieren la capacidad divino-mística de trabajar a distancia y así dar instrucción telepática sobre lo que se tiene que hacer. Por lo tanto, se recibe una supuesta instrucción que ellos mismo no saben a quién atribuirla y que con toda evidencia es ilusión de su propia mente.

Para ahondar un poco, aclaro que esos Hermanos Mayores son seres que se dice guían a la Fraternidad y son iluminados, que viven fuera del cuerpo, es decir espiritualmente, e influyen sobre los estudiantes, dirigiéndolos. En la secta se expresa devoción a esos Hermanos Mayores y definen que “ponen en su manos las situaciones, como quien las deja en manos de Dios.”

Los probacionistas escriben un informe mensual, en dónde dibujan una cruz a diario, con tinta líquida, que dicen deja impregnada la energía de ellos y con eso el Hermano Mayor lee el estado anímico de los estudiantes y lo que sucede en la vida de éstos.

Dicen que un Hermano Mayor se reúne en el templo de la sede central, ubicada en Oceanside, California, y que él se encuentra allí junto con otros adeptos que están fuera del cuerpo, para canalizar a los estudiantes las lecciones del Hermano Mayor, y enviarlas por Internet a todos los probacionistas del mundo. Ellos dicen canalizar a estos Hermanos Mayores y tener el canal afinado. Lo peor es que ellos mismos esperan ser Hermanos Mayores y alimentan el deseo de pasar iniciaciones para alcanzar ese estado.

Autor entrada: Psicólogo Gabriel Dalmao

Psicólogo con clínica particular. Ofrece Evaluaciones Sicologicas a los guardias de seguridad de varias empresas ( Garstan, Katur, Emproval) .También ofrece sus servicios a la Clínica Psiquiátrica Abrazarte de Montevideo. Atención a pacientes particulares. Personalmente investigó a los Rosacruces de Max Heindel.