Cadenas Mentales que Atan

Otro medio que sirve a los fines de asegurar la permanencia de por vida de un alumno en esta “escuela”, ha sido la inducción de la idea de que jamás era legítimo abandonar el grupo, aunque ello se disimule o niegue en foros externos. El alma estaba atrapada por la supuesta necesidad de seguir adelante a toda costa, sin que pueda haber razón alguna válida que justifique marcharse, de hecho se nos decía que no debíamos “jamás romper este lazo”.

Para lograr esta permanencia se implantaban sentimientos de culpa manifiestamente absurdos e injustificados. Veamos un ejemplo entre muchos: En el libro La Triple Alianza de la Luz, de Catharose de Petri (página 68 de la segunda edición revisada), se dice que quienes experimentan inclinación por abandonar esta “escuela espiritual” son los mismos que, en el pasado, entregaron o traicionaron a sus hermanos cátaros y cito:

Muchos de estos predecesores en nuestro microcosmos, de cuyo aliento magnético vivimos nosotros ahora, han traicionado o renegado de las antiguas Fraternidades de diversas formas. Ellos conocieron y sintieron la Gnosis muy de cerca, pero fueron aquéllos de los que el Sermón de la Montaña dice que fueron los tocados, pero que querían servir a Dios y a Mamón; que fueron tocados, pero fueron invadidos de angustia y de temor ante sus perseguidores; tocados que huyeron y abandonaron a sus hermanos y hermanas que permanecieron firmes e inquebrantables. Tocados que llegado el momento renegaron de la Luz; tocados que incluso en ciertos casos, en la hora del peligro, mataron a sus hermanos”.

Este tono, tan demagógico y manipulador, es el propio de la verdadera literatura del Lectorium Rosicrucianum, hoy Rosacruz Aurea, el que realmente emana de sus líderes fundadores, por más que en nuestros días se le trate de disimular detrás de la actividad de “organizaciones pantalla” como la llamada Fundación Rosacruz en la que se conserva un abundante fondo documental y bibliográfico de variadas procedencias, sobre diversos temas espirituales de la cultura occidental. En este sentido La Rosacruz Aurea, como tantas otras sectas esotéricas, procura adaptarse a las circunstancias del momento, disimulando tanto como puede su verdadera naturaleza, a fin de captar adeptos.

De esta labor de captación no están excluidos los niños, pues desde siempre ha existido la “Cantera de la Juventud” para acometer esta labor, que funciona a modo de guardería o escuela infantil. Ello parece una reminiscencia de la Escuela Dominical que ha habido siempre también en la Fraternidad Rosacruz de Max Heindel, en la que sin ningún reparo se va familiarizando a los niños con este tipo de “enseñanzas”.

Aparte de ello, hay grupos específicos de jóvenes, quizá el sector que resulta más prometedor para estas organizaciones: Su insuficiente perspectiva vital aún a tales edades, entre los 18 y los 25 años, los hace víctimas preferentes para su captación, algo que también sucede con los fanatismos políticos.

Hoy día sabemos, en base a los estudios médicos y científicos que no es hasta los 25 años, que la corteza cerebral alcanza a mielinizarse (ver http://victimasectas.com/EnSecreto.html), por lo que el ser humano promedio adquiere un grado de madurez suficiente como para tomar decisiones más responsables e inteligentes; pero también se sabe que se afecta este desarrollo en las personas que han sido sometidas por años a ambientes de estrés y agresión, y estrés por la amenaza a la condena grupal es lo que dominará la vida de quien cae captado dentro de una secta. Yo pude abandonar esta agrupación alrededor de mis 25 años de edad, con la madurez suficiente como para no caer en otra secta destructiva. Y de ello hacen otros 25 años, que me otorgan esta perspectiva.

El Lectorium Rosicrucianum, Rosacruz Aurea, entre otras organizaciones, fue catalogado como secta por la Asamblea Nacional Francesa en su sesión de 20 de diciembre de 1995.

 

 

Autor entrada: Lcdo. César Grau Mompó

Abogado, licenciado especializado en Derecho Público, con práctica en Derecho Privado, Valencia, España. Realiza estudios especializados en movimientos ocultistas esotericos, con investigación personal sobre la secta Gnóstica Samaeliana y sobre los Rosacruces