Doctrina

El verdadero camino dentro de este grupo requiere del martirio, a través de la destrucción o ‘Negación del Yo’, para subir hasta el séptimo plano del escalón, de la escalera de santidad. Te convencen de que el camino divino consiste en destruir todo obstáculo contra la misión del grupo, porque es lo que auténticamente pide Dios al grupo de escogidos.

La presión del grupo para reunir a los adeptos todos los días es la clave de su éxito, puesto que es más fácil persuadirles de esta manera haciéndoles experimentar un mundo interpretado bajo la manera en que lo describe este grupo. Persuadirles de que Dios es realmente intolerante y los ha escogido para salvar al mundo porque ha comenzado el Apocalipsis, provoca el que estas personas queden mentalmente atrapadas dentro de su propia película de ciencia ficción apocalíptica. En adición provocan un estado de estrés intenso por medio de la presión de un grupo, que es capaz de agredir con humillaciones, insultos, desprecio, difamación y todo tipo de maltrato. Los iniciados se llaman entre sí ‘promulgadores’, por ser los que promulgan esta doctrina. Una vez son iniciados, se les hará muy difícil darse cuenta de lo que ha pasado mentalmente con ellos, sobre todo porque cuando son iniciados tienen que jurar sobre la Biblia, y resulta que siendo la Biblia el libro sagrado que rige sus vidas, a partir de entonces se sentirán obligados y moralmente encadenados al juramento que hicieron.

Así logran persuadir para que abandonen sus sueños, ilusiones y lo más que amaba en la vida. No te das cuenta de que has caído en una trampa; y mucho menos, de que la doctrina coincidía con un sincretismo de creencias esotéricas; por ejemplo, las del ‘Verdadero Camino’, que como las del ‘Cuarto Camino’ de Gurdjieffel, fundada en los años 20 del siglo pasado, todavía enseña que es necesario ascender 7 escalones de una ESCALERA de superación sobre la voluntad propia o el egoísmo para poder alcanzar la máxima perfección. La Misión de la Virgen del Pozo y el Cuarto Camino de Gurdieffel enseñan que ascendiendo los 7 escalones de superación es que se puede alcanzar la perfección; siendo el primer escalón de la escalera, la representación del plano o nivel en donde se encuentran mentalmente los egoístas y materialistas llenos de maldad, y en el 7mo nivel o plano se encuentran los que alcanzan la perfección.

                         Ver explicación de esta Tabla Comparativa

George Ivánovich Gurdjíeff se afilió a las sociedades secretas de Armenia y fundó  la escuela del Cuarto Camino que transmite creencias básicas de la Nueva Era, con fuertes influencias del budismo, sufismo, hinduismo y el cristianismo ortodoxo oriental. Congruente con el budismo, la doctrina enfatiza la importancia de romper con el apego a los seres queridos que no les dejan evolucionar. En el ‘Cuarto Camino’ al igual que en el ‘Verdadero Camino’ de la Misión, las virtudes se practican para romper con los pecados, a través de la meditación, introspección y trabajo intenso sobre ellas para poder combatir los defectos o pecados opuestos, por medio de la autobservación.

En la Misión, al igual que en el Cuarto Camino, los adeptos meditan, se esfuerzan y enfatizan la importancia de practicar 7 virtudes, mientras que Gurdjieffel enfatiza desarrollar 9 virtudes por medio de la meditación sobre el eneagrama de las 9 virtudes (representado por un círculo de triángulos). En la Misión se practica la meditación de 7 virtudes para esforzarse en alcanzar a practicarlas perfectamente, a partir de los escritos de un planfeto titulado “Septena”, porque son 7; en el caso de el Cuarto Camino es eneagrama porque son 9 virtudes. El símbolo de las 7 virtudes dentro de la Misión está representado por una figura también circular, pero es una corona de 7 estrellas. Y es que la figura principal del símbolo alquímico es un círculo.

El ‘Verdadero Camino’ de La Misión y el Cuarto Camino de Gurdjieffel

Ambas enseñan que el 7mo escalón o plano representa el estado perfecto, sano, incorruptible y eterno que es necesario alcanzar. La doctrina secreta de la Misión destaca la translucidez como una capacidad divina de transformar lo negativo en positivo, parecido a la ‘transmutación’ esotérica. En las doctrinas esotéricas, al igual que en la Misión, se destaca mucho la importancia de los cuatro elementos aristotélicos de la alquimia hermética; y es que de esta manera resulta justificable el maltrato, al creer que es necesario poder “ser purificados como el oro al crisol” para experimentar la conversión espiritual, así como los metales pueden cambiar sus propiedades a través del fuego. Si transmutan o purifican el cuerpo, podrán salir y regresar al propio cuerpo. El fuego causa dolor; y por ello, para alcanzar la plenitud es necesario infligirse dolor corporal y emocional aceptando insultos, castigos y gritos humillantes. Solo asciende la persona si logra resistir el dolor y se somete mansamente para poder subir los escalones de la escalera. Es la razón por la cual aceptan todos los sufrimientos emocionales y físicos voluntariamente. Mortifican los 5 sentidos con objetos punzantes, cilicios y ayuno, para poder romper con la barrera de la materia y poder alcanzar el 7mo escalón, poder bilocar, leer la mente, levitar, vivir sin comer, tener visiones, comunicarse con los espíritus de los santos y Jesucristo, para absorber enfermedades y la ira, por causa de la plenitud de un espíritu en santidad, porque creen que es la llave para adquirir hasta el poder de transmutar todo lo malo en lo opuesto; inclusive creen poder adquirir el poder de transformarlo todo en salud y amor.

“Practican ocultismo esotérico los grupos que en reuniones secretas enseñan prácticas místicas, ascéticas y martirio como vía para comunicarse con seres espirituales”

La doctrina secreta de la Misión entremezcla la numerología con la creencia en que el hombre puede alcanzar a manejar la energía espiritual y con la creencia en que el hombre puede absorber la energía del sol, así como lo promulga la doctrina de la “Contemplación Solar” (en inglés: ‘Sun Gazing’), la cual siguen los que creen y realizan meditaciones prolongadas y rituales solares, con el objetivo de absorber la energía del sol. Los promulgadores de la Misión creen que realmente existe un ‘Concilio Celestial de 7 Ancianos‘, al igual que los esotéricos creen en la existencia de 7 maestros ascendidos, y al igual que los gnósticos samaelianos, a los cuales durantes meditaciones profundas, puede uno visitar para escucharles y recibir sabiduría plena. También creen que a través de las meditaciones se puede visitar un templo subterráneo con monjes que viven milenariamente allí, debajo de un monte o una montaña sagrada. En el caso de la Misión, Juan Collado enseñaba que existía un templo debajo de los montes del área en donde él dice que se le apareció la Virgen, en el Barrio Rincón de Sabana Grande, Puerto Rico.

Creen que por medio de la meditación se traspasa al mundo sobrenatural y que es posible experimentar la ‘visión del no tiempo‘ para poder reunirse místicamente con 7 sabios, al igual que los gnósticos. Enseñan que son ancianos sabios con 7 fuerzas carismáticas, las cuales inspiran y dirigen a la ‘Misión’.

Creen también que a través de la práctica ascética del martirio es como puede el ser humano subir los escalones de la escalera para poderse desprender del cuerpo y viajar a la dimensión del mundo espiritual. El ascetismo es lo que practican los faquires y seguidores de doctrinas basadas en la alquimia hermética. La alquimia sostiene que así como pueden transmutarse los metales a través del fuego, puede transmutarse el cuerpo y así el alma puede atravesar el cuerpo y la materia para viajar al otro mundo, sin morir. La alquimia enseña que así como un metal cambia sus propiedades al ser transmutado a través del fuego, es posible también purificar el alma humana, convirtiéndose en una más preciada. Deducen esto debido a que creen que así como cuando el plomo es sometido al fuego intenso, se transmuta en oro, de la misma manera es transmutado el cuerpo como un crisol que recibe el fuego de los sacrificios, para lograr que el alma quede purificada hasta alcanzar el más alto valor posible, así como ocurre con el plomo al convertirse en oro. Por eso, el ‘Verdadero Camino’ de la Misión enseña que para ascender hacia la perfección o plenitud es necesario subir una escalera de 7 escalones, en donde el primero representa al hombre imperfecto, enfermo, corruptible y que muere sin alcanzar la vida eterna. Creen que es posible alcanzar altos estados de espiritualidad santa en la medida en que eliminen los defectos y pecados opuestos a las virtudes (de la corona de 7 estrellas en la Misión y del eneagrama de los triángulos en el Cuarto Camino de Gurdjieffel).

Autor entrada: Lcda. Verónica Mendoza Coss

Lcda. en Ciencias de la Comunicación con Especialidad en Comunicación Organizacional