Movimiento Gnostico, A. C.

¡Hola, mi nombre es
Neftally Beristain Osuna!

Soy, abogada de profesión y defensora de la justicia. Hice el compromiso de buscar siempre mejorar en todos los aspectos de mi vida, para ofrecer y aportar al mundo un granito de arena de amor.

En mi búsqueda de paz espiritual me encontré con la Gnosis de Samael Aun Weor. Antes de ello, estuve buscando paz y equilibrio en la religión católica y cristiana, pero de alguna manera no le entendía y no me llenaba, a pesar que ser mi religión de nacimiento. 
 
Al llegar a la Gnosis me sentí identificada y creí que sería una buena oportunidad para  conocer algo nuevo, y  mejorar como persona. Además, ¿qué de perjudicial podría tener un lugar que, como su nombre GNOSIS lo dice, es conocimiento? Quienes daban las cátedras aseguraban ser personas ejemplares y añadían que gracias a la Gnosis, su vida mejoró.
 
Al paso del tiempo y adentrándome en el grupo, noté que muchas de sus teorías y creencias no estaban fundamentadas. Sin embargo, ellos juraban que eran reales y que sólo con vencer el ego, por ejemplo, yo hasta podría experimentar,  entre muchas situaciones, el desdoblamiento astral, el despertar sentidos como la clarividencia, clari-audiencia, el poder manejar a los elementales de la naturaleza, etc
Me explicaron que Lucifer es un ser que todos tenemos dentro, y hay que vencerlo para eliminar el ego de la lujuria. Me ponían “a prueba” y ahora me doy cuenta de que lo que hacían era jugar con mi inteligencia. Afirmaban que la intelectualidad era uno de los tantos egos que tenía que vencer. Poco a poco, sin darme cuenta, me desarmaron. 
 
¿Cómo a una abogada con estudios, pudieron engañarla, para jugar así con su cabeza? Es una buena pregunta, pero ese proceso de ‘lavado de cerebro‘ duró más de dos años. En ese lapso  me motivaba la curiosidad y el deseo de ser mejor persona.
 

¡Si desde el principio me hubieran hablado con la verdad!

En fin yo llegué al grado de dejar un buen trabajo en un juzgado mexicano, abandoné mi carrera musical, y me persuadieron con mentiras fomentadas por mis “Maestros Gnósticos“, para que aceptase ser Misionera. Me decían que siendo misionera desarrollaría mi inteligencia, aprendería mejor, y podría llegar a ser inclusive una ‘maestra gnóstica’. ¡Siendo maestra gnóstica alcanzaría el objetivo de ayudar a todas las almas perdidas de este mundo, tan mundano! Eso es lo que enseñan y predican. Afirman que quien no acepta ser gnóstico, continúa perteneciendo a la raza perdida y contaminada del mundo. Sólo en la Gnosis, ellos afirman, es que puede alcanzarse la cristificación y perfección del alma, porque para lograrlo es necesario practicar de la alquimia sexual, así como lo había hecho el gran maestro, Jesús el Cristo…
 
Estos son temas que merecen análisis y compartirlos, así que esta historia continuará …

Autor entrada: Lcda. Neftally Beristain Osuna

Licenciada en Derecho Corporativo y Directora de Representación Electoral a nivel estado de Quintana Roo del Partido Acción Nacional. Fue miembro de la Secta Gnóstica Samaeliana.